Historia

1483651_327251160750448_768354307_o

El 10 de febrero de 2010, Bolivia comenzó oficialmente su travesía hacia las estrellas con la promulgación del Decreto Supremo N° 0423, que crea, con el liderazgo, la rúbrica y la visión de futuro del presidente Evo Morales Ayma y sus ministros, la Agencia Boliviana Espacial (ABE).

“La Agencia Boliviana Espacial tiene por objeto, inicialmente, gestionar y ejecutar la implementación del Proyecto Satélite Tupac Katari”, señala el artículo tercero del citado decreto, que permite, por primera vez en la historia nacional, que Bolivia inicie la carrera espacial. Son, sin duda, tiempos de fecundo cambio.

A tono con el desafío planteado, el presidente Morales y sus ministros le asignan a la ABE las siguientes funciones específicas, necesarias para aventurarse en el espacio:

  • Gestionar y ejecutar la implementación del Proyecto Satélite de Comunicaciones Tupac Katari.
  • Promover el desarrollo de nuevos proyectos satelitales y espaciales.
  • Promover la transferencia y la formación de recursos humanos en tecnología espacial.
  • Promover la implementación de aplicaciones satelitales para su uso en programas sociales, productivos, defensa, ambientales y otros.

La estructura y naturaleza jurídica de la Agencia Boliviana Espacial es complementada el 18 de agosto de 2010, con la emisión del Decreto Supremo 0599, que convierte a la ABE en una Empresa Pública Nacional Estratégica con personalidad jurídica propia, de duración indefinida, con patrimonio propio, autonomía de gestión administrativa, financiera, legal y técnica, bajo tuición del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda.

Este segundo decreto posibilita que la nueva empresa boliviana pueda incursionar exitosamente, con eficiencia, probidad y celeridad, en la muy peculiar y extraordinariamente versátil industria espacial.

Un tercer Decreto Supremo, el 0746 de 22 de diciembre de 2010, autoriza la suscripción del Contrato de Préstamo por 251,124,000 dólares estadounidenses con el Banco de Desarrollo de China (BDC) para financiar el proyecto satelital.

Este préstamo está destinado a financiar el contrato comercial que la ABE rubricó el 13 de diciembre de 2010 con la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de la República Popular China (China Great Wall Industries Corporation CGWIC) para la construcción, adquisición y puesta en marcha del Satélite Tupac Katari.

El 23 de diciembre del mismo año, el gobierno boliviano y el Banco de Desarrollo de China firmaron un contrato de crédito para construir el satélite boliviano.

Durante la firma del respectivo convenio de cooperación espacial binacional en las oficinas de la prestigiosa Academia Espacial de Tecnología de Beijing, en la capital del gigante asiático, el presidente Morales dijo que la construcción y puesta en órbita del Satélite Tupac Katari posibilitaría que los sectores más olvidados tengan acceso a la comunicación en igualdad de condiciones.

Recordó que el proyecto se inició años antes cuando tuvo la oportunidad de reunirse con el Presidente de China y firmar una Minuta de Entendimiento entre los gobiernos de ambos países, el 23 de octubre de 2009. En Beijing, Morales explicó que el satélite lleva el nombre de Katari en homenaje a un indígena que dio su vida por los más olvidados, los recursos naturales y la liberación de los pueblos.

“Confiamos en el pueblo de China u en toda su capacidad en estos grandes avances tecnológicos”, dijo Morales, según destacó la Agencia Boliviana de Informaciones que reportó la firma de este histórico encuentro.

El 25 de febrero de 2011, el Senado boliviano, en estricto cumplimiento de las normas legales en vigencia y de la Constitución Política del Estado Plurinacional, aprobó el convenio binacional para la construcción del satélite, en un marco de absoluta transparencia. Bolivia estaba iniciando la carrera espacial con los mejores augurios.